PORTADA | NOTICIAS | CLASIFICADOS | TARIFAS | MEDIOS | PIZARRA | ARCHIVO | EDICIONES | FECHAS | RSS | CONTACTO
Año -39 - Edición Digital - Miércoles 31 de Diciembre de 1969 - Plottier - Neuquén - Patagonia - Argentina
SOCIEDAD | DEPORTES | CULTURA | POLICIALES | POLITICA | GREMIALES | HISTORIA | OPINION | CORREO LECTORES | EDITORIAL
POLICIALES   martes | 11-06-2019 | 08:24
De terror: una mujer denunció que intentaron secuestrarla

El violento episodio ocurrió alrededor de las 23 horas del pasado sábado, cuando la mujer de 33 años bajó de un colectivo que la traía desde Zapala donde había ido a realizar una capacitación. Cuando quiso caminar desde la terminal hacia el centro, un hombre dentro de un auto intentó secuestrarla.


Una mujer de 33 años denunció por sus redes sociales que el sábado por la noche, cuando caminaba desde la Terminal de Ómnibus de Plottier hacia el centro, a la vera de la ruta 22, fue sorprendida por un hombre que se bajó de un auto y quiso secuestrarla.

Allí se desencontró con su marido, porque se había quedado sin batería en el celular empezó a caminar hacia la calle Riavitz.

A mitad de trayecto, un auto frenó violentamente frente a ella y del asiento del acompañante bajó un hombre que la tomó de un brazo y le gritó “¡Subí!”.

“Me agarró y me quería meter al auto. Me quería a mí porque entre mi miedo tiré la cartera al piso y ni la agarró”, contó Haro, quien aún se siente conmocionada por el hecho y aún no consiguió la fuerza para acercarse a la comisaría para realizar la denuncia.

Cuando la mujer vio que el delincuente se bajó del auto aceleró su paso, pero fue interceptada rápidamente. “Me agarró muy por sorpresa, pero le empecé a pegar con la cartera y lo único que pensaba era en que si el tipo lograba subirme a ese auto no vería más a mis tres hijos”, relató aún asustada.

Ante la resistencia de Laura el hombre se fue en el auto en el que al menos había una persona más, y ella corrió hasta la esquina con la calle Riavitz.

Al llegar se encontró con su marido que venía a buscarla, aunque ella aún seguía conmocionada por el intento de secuestro y solo atinó a recriminarlo. Cuando pudo tranquilizarse se dio cuenta que tenía sangre en la nariz, que le dolía la cabeza porque el hombre le había tirado del pelo y que se le había roto un taco de la bota en la corrida.

La mujer no pudo identificar la marca del auto solo recuerda que era un auto pequeño y que tenía los vidrios polarizados.

Fuente: Top Noticias.
(20190611082401) | Tiempo de lectura 01:56 (387 palabras)

Pulse aquí para ir a la noticia anterior.   
Acceso
Fundado 01/12/2009
Desarrollado por Editorial Patagonia Activa
® 2003-1969
Datos AFIP